Alberga una de las zonas de bosque mediterráneo y de ribera mejor conservadas de Sierra Morena. Pasear por sus senderos transporta a lugares llenos de encanto: saucedas, bellos embalses como el del río Bembézar, cañones, dehesas de cerdo ibérico, áreas de descorche tradicionales, caleras de piedra para elaborar cal quemando jaras. Y para los románticos, junto al abandonado Seminario de Los Ángeles aparece la Peña del Fraile, que inspiró la conocida obra del Duque de Rivas, “Don Álvaro y la fuerza del sino”; ambos hitos son visibles desde el sendero del Bembézar.